AÑO SANTO JUBILAR EXTRAORDINARIO 2014-2015

 

En la tradición católica, el Jubileo es un gran acontecimiento religioso. Es el año de la remisión de los pecados y de sus penas, un año de reconciliación, de conversión y penitencia sacramental.

El Año Santo Jubilar es un tiempo de gracia destinado a promover la santidad de vida, consolidando la fe, favoreciendo las obras de solidaridad y la comunión fraterna en el seno de la Iglesia y en la sociedad, con una fe más sincera y mas coherente en Cristo Salvador.

Con motivo del II Centenario de la Hermandad del Santísimo Cristo de los Remedios, el Papa Francisco ha concedido la celebración extraordinaria de un Año Santo Jubilar en la Parroquia San Sebastián Mártir, desde el 9 de octubre de 2014 hasta el 9 de octubre de 2015.

Para ganar una indulgencia plenaria,  que es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, con motivo de este Año Santo Jubilar Extraordinario por el II Centenario de la Hermandad del Stmo. Cristo de los Remedios, además de querer evitar cualquier pecado mortal o venial, es necesario participar en cualquier acto litúrgico organizado por la Hermandad del Stmo. Cristo de los Remedios con motivo de su II Centenario; o al menos, realizar una visita al templo de San Sebastián Mártir,  realizando un acto de oración ante el Santísimo Cristo de los Remedios,  con al menos el rezo del Credo, del Padrenuestro y una invocación a la Virgen María y a San Sebastián Mártir, Titular de la Iglesia Parroquial y Santo Patrón de nuestra ciudad.

De igual modo hay que cumplir las tres condiciones generales de las indulgencias plenarias: confesión sacramental, comunión eucarística, y oración por las intenciones del Papa.

Los enfermos pueden conseguir la indulgencia plenaria orando en comunión espiritual con la Iglesia, cumpliendo las condiciones generales, y ofreciendo su dolor y sufrimiento al Stmo. Cristo de los Remedios,

De igual modo se pueden aplicar indulgencias plenarias a familiares y amigos difuntos, cumpliendo las condiciones indicadas, y orando por los difuntos.

Que este Año Jubilar sea una invitación abierta a todos los cristianos y a los que se encuentran distantes en la fe, para volver sinceramente a una vida cristiana plena, siempre con la ayuda de nuestro Santísimo Cristo de los Remedios.

Anuncios