SAN JOSÉ, PATRONO DE LA IGLESIA

El evangelio de hoy califica a José como un “hombre justo”. Ciertamente José jugó un papel importante en el Plan de Salvación de Dios; Dios confió a su cuidado al Salvador Jesús. Experimentó muchas dificultades ocasionadas por tan importante misión; pero pasó la prueba y sirvió bien a Dios, como hombre de fe, generoso, y ciertamente “justo”.

Ojalá el Señor nos haga sus siervos buenos y fieles, dignos de confianza y justos. Que su bendición venga  sobre nosotros y nos acompañe en el camino de la vida.

“Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor”
(Mateo 1, 16. 18-21.24a)

PROPÓSITO DEL DÍA:

Por tu padre, da gracias por él a Dios…ORA

Anuncios